Amoxicilina 500 mg para faringitis estreptocócica

Amoxicillin for strep throat

Antibióticos comunes que se utilizan para el tratamiento de la faringitis estreptocócica

Una infección de garganta por estreptococos es una enfermedad inflamatoria causada por el estreptococo hemolítico de bacterias patógenas. Hay estreptococos en la garganta de todas las personas, pero en caso de una función del sistema inmunológico deprimido o un aumento patógeno de una cantidad de estas bacterias, pueden causar un proceso inflamatorio y afectar la microflora.

Como el origen bacteriano es la base de la faringitis estreptocócica, el tratamiento de este tipo de dolor de garganta es imposible sin el uso de antibióticos. Un ser humano puede ser portador dentro de un período prolongado transmitiendo la infección a otros miembros de la familia u otras personas.

Para tratar la infección estreptocócica de la garganta, se utilizan antibióticos de acción amplia. La elección del antibiótico depende de varios factores: la edad del paciente, la vulnerabilidad a cierto grupo de antibióticos y el tipo de infección.

Antibióticos utilizados para el tratamiento de la faringitis estreptocócica.

Para tratar la faringitis y la amigdalitis, se recomiendan antibióticos de penicilina y cefalosporina: cefalexina y amoxicilina (Amoxil). Si a un paciente se le diagnostica escarlatina, se recomiendan antibióticos macrólidos como la azitromicina.

A los niños a menudo se les receta Amoxil porque actúa sobre varios tipos de infecciones estreptocócicas y es bien tolerado que las cefalosporinas y los medicamentos macrólidos. Pero si las bacterias producen penicilinasa, la eficacia de Amoxil probablemente será insignificante y se prefiere la azitromicina en esta situación.

Por eso, antes de iniciar el tratamiento de la faringitis estreptocócica, se debe detectar un tipo de activador. Puede realizarse mediante un análisis de sangre o un raspado de garganta.

Amoxicilina 250/500 mg para faringitis estreptocócica: eficacia, dosis y beneficios

Es imposible tratar la faringitis estreptocócica sin la terapia antibacteriana. Las bacterias estreptocócicas se propagan con bastante rapidez, por lo que un paciente puede tener complicaciones. La flora patógena puede penetrar en las vías respiratorias y causar neumonía, bronquitis, pleuresía y otras.

Muchos pacientes descuidan el uso de antibióticos. Los padres protegen especialmente a sus hijos contra los antibióticos, y los primeros signos de las complicaciones aparecen dentro de las 2-3 semanas posteriores a la falsa recuperación. Por eso, si la enfermedad no presenta síntomas intensos, el uso de Amoxicilina ayudará a evitar el desarrollo de complicaciones.

Amoxicilina 250 y 500 mg para faringitis estreptocócica.

Los estreptococos son vulnerables a la amoxicilina, por lo que la terapia de la faringitis estreptocócica de gravedad leve y media va rápida. La duración de la terapia suele ser de 7 a 10 días. Si el curso de la enfermedad es severo, el antibiótico se toma por no más de 14 días.

Régimen terapéutico:

  • A los adultos y niños mayores de 12 años se les prescribe Amoxicilina en la dosis de 500 mg 3 veces al día, dentro de los 7 días. Si los síntomas mejoran, la dosis se puede reducir a los 5 días de tratamiento y se toman 500 mg 2 veces al día.
  • Se recomienda a los niños de 5 a 12 años que calculen la dosis individual mediante la fórmula: 25 mg por 1 kg de masa corporal. Si la masa corporal es de 36 kg, la dosis diaria será de 900 mg. Se divide en 2-3 veces y se administra a un niño con el mismo intervalo: 6-8 horas.
  • Los niños menores de 5 años reciben Amoxicilina en forma de suspensión para una mejor digestión en el tracto gastrointestinal. La dosis se calcula según la masa corporal.

El uso de Amoxicilina ayuda a aliviar los síntomas en 3-4 días. Los primeros signos de la mejora del estado de un paciente serán una reducción de la purulencia en las paredes de la garganta y las amígdalas, y una bata blanca.

Sin embargo, estos signos no indican una recuperación completa y el tratamiento debe continuarse. La terminación prematura del tratamiento puede provocar una resistencia de las bacterias a la penicilina, y el tratamiento repetido será ineficaz durante la recaída.

El beneficio de la amoxicilina es una acción suave y la ausencia de efectos adversos en comparación con las cefalosporinas y los antibióticos macrólidos. Por lo tanto, está indicado para el tratamiento de la faringitis estreptocócica infecciosa incluso en mujeres embarazadas que están contraindicadas para tomar la mayoría de los antibióticos.

Los tipos crónicos de amigdalitis o faringitis estreptocócica se tratan con antibióticos de penicilina que están protegidos contra las betalactamasas. A menudo es amoxicilina 500 mg + ácido clavulánico. Esta combinación médica tiene una mayor eficacia en comparación con las píldoras Amoxil comunes y se prescribe para los tipos graves de infección de garganta.

Además del uso de antibióticos, se recomienda al paciente que use productos adicionales que aumentarán la eficacia de la terapia:

  • Esterilizaciones y soluciones antisépticas para enjuagar la garganta;
  • Enjuagar las amígdalas con un producto antiséptico;
  • Productos antipiréticos y antiinflamatorios;
  • Sustancias vasoconstrictoras para reducir el riesgo de propagación de la infección y dolor en la garganta.

La amoxicilina funciona bien como medicamento básico para el tratamiento de las infecciones de garganta por estreptococos y como producto preventivo para reducir el riesgo de infección de las vías respiratorias y de la sangre.

El curso del tratamiento con amoxicilina para la faringitis estreptocócica

La amoxicilina para la faringitis estreptocócica (angina) se prescribe durante un curso de 10 días. La dosis se selecciona individualmente, en función de la edad y el peso del paciente. Para un adulto que pesa 50-90 kg, el curso de tratamiento habitual se ve así: 1 tableta de 500 mg 3 veces al día durante 10 días.

Ya en el tercer día, la mayoría de las personas notan una mejora notable en su condición. Esto se debe al hecho de que en ese momento el antibiótico mata a casi todas las bacterias. Algunas personas desean dejar de tomar este medicamento para reducir el posible daño a los intestinos. Pero esta decisión puede tener consecuencias mucho más graves: una sola bacteria superviviente se vuelve resistente y produce una descendencia que no responderá a este antibiótico.

En este caso, las manifestaciones de la faringitis estreptocócica volverán nuevamente y el médico le recetará un segundo curso de otro medicamento antibacteriano. Por lo tanto, es muy importante someterse al tratamiento completo para el dolor de garganta con amoxicilina hasta el final.

Antibiótico amoxicilina para la faringitis estreptocócica en adultos

Por lo general, un adulto prefiere no prestar atención al curso de una enfermedad, para no interrumpir el proceso de trabajo y no tomar una licencia por enfermedad. Sin embargo, este enfoque puede ser fatal con la faringitis estreptocócica. Para curar adecuadamente la enfermedad, debe controlarse cuidadosamente durante el proceso de tratamiento, mantener el reposo en cama y visitar regularmente a un médico que seleccionará los antibióticos adecuados.

La amoxicilina es un medicamento simple e ideal para el tratamiento de la faringitis estreptocócica y una forma grave de amigdalitis: purulenta. Para una mayor efectividad en el caso de amigdalitis purulenta, la dosis del medicamento debe duplicarse. Este antibiótico semisintético combina todas las cualidades necesarias de medicamentos costosos, pero la amoxicilina también tiene un precio asequible.

Las tabletas se absorben completamente en el tracto gastrointestinal y no se destruyen por la acción del ácido del estómago. Debe recordarse que una de las propiedades individuales negativas de las tabletas será una disminución en la efectividad de los anticonceptivos tomados por vía oral.

Un médico debe establecer una dosis individual para un adulto enfermo. Por lo general, una sola dosis no excede los 500 mg del medicamento, que son 2 tabletas.

Recomendaciones para el tratamiento con amoxicilina

La amoxicilina con ácido clavulánico, como otros antibióticos, es completamente inútil para tratar infecciones causadas por virus, no por bacterias. La gripe también pertenece a tales infecciones. Si la enfermedad requiere una terapia a largo plazo, tiene sentido combinar amoxicilina con medicamentos antimicóticos.

Se debe prestar especial atención al tratamiento bactericida de infecciones en pacientes que alguna vez hayan sufrido asma, fiebre del heno, diátesis alérgica. Si el médico le ha recetado una terapia de dosis alta, es necesario controlar constantemente el estado del hígado y los riñones.

Si se usa amoxicilina como un componente del curso de medicamentos para eliminar la diarrea leve, es razonable abandonar los medicamentos que debilitan la motilidad intestinal. Es mejor usar productos que contengan caolín o atapulgita.

El tratamiento con antibióticos no debe suspenderse ni siquiera 2 a 3 días después de la desaparición de los síntomas de una lesión infecciosa.

Contraindicaciones y efectos secundarios del antibiótico

Este antibiótico no debe ser tomado por personas que hayan tenido una reacción alérgica a algún medicamento del grupo de las penicilinas o cefalosporinas, ya que es posible una reacción cruzada. Con precaución, este medicamento se utiliza en pacientes con enfermedad hepática o renal grave. Pero para las madres embarazadas y lactantes, este medicamento puede ser una salvación; después de todo, este es uno de los pocos medicamentos que han demostrado su seguridad en varios estudios clínicos.

Si al paciente se le prescribe amoxicilina, la faringitis estreptocócica (dolor de garganta) se curará en la mayoría de los casos. Sin embargo, a veces el paciente puede experimentar síntomas tan desagradables como dolor, hinchazón, diarrea, diversos cambios en el funcionamiento del sistema nervioso (insomnio, agitación, dolores de cabeza, ansiedad), erupción cutánea, hinchazón, pesadez en el dolor lumbar o hipocondrio derecho y otros. Asegúrese de informar a su médico sobre los efectos secundarios. En casos graves, elegirá una opción de tratamiento alternativa.

Antes de comenzar a tomar Amoxicilina 500 mg, debe leer detenidamente las instrucciones de uso médico, que siempre están disponibles dentro del paquete con el medicamento. La droga no se puede comprar ni usar sola. Confíe esta tarea a un especialista.